UA-118261819-1

Sexting y su relación con la pornografía infantil

Según una consulta a adolescentes en relación con las situaciones de explotación sexual a través de las tecnologías, un número considerable de jóvenes menores de 18 años participó en conversaciones con contenido sexual o sexo virtual. El sondeo fue realizado por Global Infancia, Enfoque Territorial, SENATICS y UNICEF.

Es necesario resaltar que la divulgación de imágenes dañinas, comprometedoras y/o vergonzosas de los adolescentes, ocurren en círculos cercanos o íntimos. Se entiende que inicialmente los contenidos se producen y comparten en contextos de seguridad y confianza, lo que lleva a plantear que la construcción de vínculos de amistad y románticos se harían con base a criterios inadecuados, hecho que podría constituirse en un factor importante a la hora de plantear estrategias de prevención a situaciones de explotación sexual infantil online.

  • El 32% de los adolescentes encuestado manifestó tener o haber tenido una relación de amistad con un extraño por redes sociales.

  • El 15% de los adolescentes manifestó tener o haber tenido una relación virtual por redes sociales sin conocer previamente a la persona. Al relacionar este dato con el estrato socio económico fue notorio que los adolescentes del estrato bajo y medio prácticamente duplicaron a los adolescentes del estrato bajo (17,7% bajo, 16% medio y 8,9 alto).

  • El 22% manifestó participar haber participado en conversaciones con contenido sexual o sexo virtual.

  • El 52% de los que participaron en conversaciones con contenido sexual o sexo virtual lo realizaron con otros jóvenes/adolescentes, el 32% con conocido, el 22% con una persona adulta, el 14% con una persona desconocida (anónimo).

  • En cuanto al estrato social, vemos que el 23% del estrato bajo dijo haberlo hecho con un adulto, frente al 8% del estrato alto.

Más allá de la diferencia cultural-generacional entre los adolescentes, sus padres y madres (nativos digitales versus migrantes digitales), es importante, que éstos últimos generen estrategias adecuadas para ser partícipes directos de las situaciones conflictivas de los primeros (lo cual fue resaltado en todos los espacios de diálogo de la presente investigación).

Es muy importante mantener los canales de comunicación abiertos con nuestros jóvenes en un entorno conectado por tecnologías de la información.

Necesita saber más sobre cómo actuar. Estamos para ayudarlo.

 

Bibliografía: Galeano, José y Fernando Hamuy (2016). A mí no me va a pasar. Consulta a adolescentes sobre situaciones de explotación sexual a través de las tecnologías. Asunción: Enfoque Territorial / Global Infancia / SENATICS / UNICEF.